jueves, 9 de abril de 2015

QUE LA CIUDADANÍA TENGA INCIDENCIA EN LAS POLÍTICAS PÚBLICAS

La brecha entre el ser y el deber ser de las Políticas Públicas

Muchas veces nos preguntamos ¿por qué tantos problemas públicos en nuestra sociedades, con instituciones responsables y recursos materiales y financieros? ¿Qué papel juegan las TIC en cada una de las fases de este proceso?

Muchas de las respuestas a estas interrogantes están a la mano y aún las desconocemos. Desde el ciudadano que sufre un problema públicos, pasando por el actor político que debe apalancar la solución del problemas y la ONG que debe presionar a las instituciones del Estado hasta llegar a los gobiernos en sus 3 niveles que deben velar por la solución de los problemas públicos, presentan una serie de falencias que facilitan o coadyuvan en la brecha entre el ser y el deber ser de las Políticas Públicas.

Una de las premisas a reflejar en el deber ser, es la existencia de las instituciones e instancias responsables del diagnóstico, diseño e implementación de las denominadas políticas públicas. En cada uno de los niveles de gobierno, las estructuras gubernamentales existen y están enmarcados bajo una estructura legal que les brinda las condiciones para participar en este complejo proceso de las políticas públicas. Por otro lado, nos encontramos a una sociedad ávida de solución de los múltiples problemas que le aquejan, con necesidades insatisfechas y expectativa de desarrollo. Por ultimo encontramos a otros actores que forman parte de estos procesos como lo son los partidos políticos y las organizaciones no gubernamentales (ONG) las cuales tienen un rol de intermediador fundamental.

Pero no solo la presencia de estos actores e instituciones y recursos vislumbran la solución de los múltiples problemas públicos. ¿Qué ocurre entonces con tantos programas, proyectos y recursos  que son implementados por los gobiernos que no llegan a feliz término con la solución de los problemas? ¿Por qué tanto rezago de nuestros pueblos en materia de desarrollo? Una de las premisas presente en el ser de nuestras sociedades reside en la poca formación de cada uno de los actores y de su rol a cumplir en el proceso de las políticas públicas.

El diagnostico efectuado a lo largo del análisis de las políticas públicas desarrolladas en las sociedades venezolanas y los resultados en materia de desarrollo y crecimiento, denotan poca efectividad de las políticas implementadas. Un breve análisis realizado a lo largo de una gestión de trabajo, me ha permitido a lo largo de estos últimos 6 años en la ciudad de San Cristóbal, Táchira, Venezuela, comprender más esta realidad.


El desconocimiento por parte de los funcionarios responsables del diseño e implementación de una política, el poco sentido de pertenencia y de conocimiento de las comunidades de sus derechos y formas de acceder a recursos a través de su organización, aunado a la poca capacidad de otros actores fundamentales en la presión que deben ejercer para involucrar estas problemáticas en las agendas de los gobernantes, demuestran una gran debilidad a la hora de desarrollar políticas públicas efectivas.